viernes, 2 de enero de 2015

Leyendas

En la quinta de las Siete Ciudades del Fin del Mundo, los barcos nunca llegan a puerto. Los marineros caen al agua durante la tormenta y se hunden como piedras. Luchan hasta que llegan al fondo, después se rinden y se dejan comer por los peces. Las osamentas limpias se aclimatan bien a la vida marina pero a veces algún esqueleto nostálgico se acerca hasta la costa y roba un niño. Pero todo eso son leyendas inventadas por los viejos pescadores. No para asustar a los chiquillos sino para explicar los numerosos huesecillos de manitas que se enganchan en las redes.

Foto de Pilar Mariscal

Escritora: Mar Horno (@HornoMar)
Blog Maremotos
"Precipicios habitados"

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias Rubén, qué alegría encontrarte por aquí. Gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Gracias Gema y Yolanda por vuestros comentarios. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Este se me pasó. Bueno, se me pasó aquí, porque en el libro sí lo he leído. O ¿dónde?

    Otro.

    ResponderEliminar