jueves, 18 de diciembre de 2014

Una esposa honrada


¿Acaso no abro siempre las piernas?. Las abro para que, algunos días, seamos una familia normal. Las abro para que dejes en la mesilla algunas perras extra además del sueldo mísero. Las abro para que se atoren en tu garganta los insultos envalentonado por el vino. Las abro para que no mires con ojos de rabia a Pascualillo. Las abro para que mientras te bajas los pantalones no levantes la mano. Y cuando paso por el barrio bajo y veo el burdel, imagino a esas mujeres como honradas jornaleras del amor, vendedoras de compasión, mitigadoras de soledades. Yo, la puta.



Foto de Pilar Mariscal

Autora: Mar Horno (@HornoMar)
Blog: Maremotos
Este y otros microrrelatos en su libro "Precipicios habitados"

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hay textos que nunca te cansas de leer. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Puf Mar es un pedazo de relato. Desgarrador, impactante, directo no falta nada que pueda decirle más u además tiene ese toque tan teatral de diálogo inexistente que le da aún más fuerza es buenísimo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel, tú siempre aciertas con tus comentarios. Un abrazo.

      Eliminar